CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  

Noticias UCC

Trombosis

Publicado el 29/09/2020 en Noticias UCC

En nuestra Universidad se investiga un producto inédito en el país. Ya ha avanzado gran parte del desarrollo médico, solo falta la prueba en humanos pero para eso se necesitan fondos.

Se trata de un fármaco para tratar la trombosis que se diferencia de otras sustancias trombolíticas por su especificidad en el tratamiento y porque reduce a cero los efectos adversos que producen los demás.

Agustín Joison es bioquímico, doctor en Ciencias de la Salud, docente e  investigador de la UCC. En esta entrevista nos cuenta sobre la investigación y la proteína que desarrolló junto al médico Federico Gallo para disolver los coágulos, una de las severas complicaciones que presenta hoy la Covid-19.

¿Cómo y cuándo surge este proyecto?

La idea nace en mi laboratorio en la década de 1990. Siempre estuve interesado en profundizar el conocimiento acerca de las patologías trombóticas, sus causas y tratamientos. Para estudiar sus tratamientos me contacté con especialistas en cardiología y cirugía vascular, porque investigué que una fracción del plasma humano contiene sustancias que disuelven coágulos en forma fisiológica, entonces era posible aislarlas y procesarlas, y que al administrarlas nuevamente podía producir la destrucción de los coágulos. Junto con el cirujano vascular Federico Gallo nace el proyecto para obtener en forma pura la proteína, estudiarla y comprobar su efectividad en el tratamiento de trombosis en animales. A partir de 1995 ingresé a la UCC y el proyecto siguió avanzando porque pudimos hacer los estudios preclínicos en animales, en la Facultad de Ciencias de la Salud.

¿En qué consiste específicamente la investigación?

Aislamos y purificamos una proteína llamada microplasmina JG, obtenida del plasma sanguíneo humano, que tiene el poder de destruir coágulos para poder aplicarla en enfermedades tromboembólicas y sin producir los efectos adversos frecuentes en otros trombolíticos (esta palabra viene de trombo: coágulo; lisis: destrucción).

¿Cuáles han sido los avances y en qué fase se encuentra?

La microplasmina que hemos desarrollado con el doctor Gallo ya está en su punto final. Está en su forma de laboratorio y de manera preclínica en animales. Y está lista la fase preclínica, para eso hicimos muchísimos trabajos sobre animales en el departamento de Cirugía Experimental en la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCC.

¿Este fármaco es aplicable a las trombosis pulmonares producidas por la COVID-19?

La complicación más frecuente en los enfermos de coronavirus son las reacciones inflamatorias que generan pequeños trombos, lo que es la embolia pulmonar. Esto está haciendo estragos en aquellas personas críticas. Disponer de una herramienta así es especialmente urgente hoy cuando una de las complicaciones más severas en los pacientes con coronavirus es la reacción inflamatoria pulmonar que origina coágulos, los que a su vez taponan los vasos sanguíneos, impiden la oxigenación y hacen inútil la ayuda de los respiradores artificiales.


El Dr. Agustín Joison. Investigador y profesor de la Universidad que codesarrolló la microplasmina JG.

¿Cuál es la importancia de este descubrimiento?

Actualmente las enfermedades tromboembólicas son la primera causa de morbi-mortalidad en el mundo y frecuentemente aumenta la letalidad por no contar con un producto adecuado debido a razones económicas y de logística, como el acceso por ejemplo. Hay lugares lejanos que por la distancia los pacientes pasan la ventana terapéutica y fallecen. Por eso, este producto está pensado para que sea accesible para todos y en todos los lugares, además de lo económico de su producción.

¿Qué falta para que sea accesible?

Necesitamos un patrocinador, que puede ser un laboratorio o un organismo provincial o estatal. Las Universidades son la fuente de conocimiento y desarrollo de proyectos pero no necesariamente son los que comercializan, por eso debe haber una vinculación entre ese conocimiento y la producción. Ahora estamos seguros de lo que tenemos y en base a esa seguridad tenemos que pasar sí o sí a fase clínica porque ya no hay vuelta atrás. Esta pandemia nos está exigiendo que hagamos cosas más aceleradas que lo común y para eso se necesita escuchar todas las voces. Lo que queremos hacer, desde la UCC, es vincularnos con laboratorios o gobiernos que financien y que aceleren estos pasos para llegar a la fase clínica.

  vinculación tecnológica     Facultad de Ciencias de la Salud     Jesuitas     investigación     UCC     COVID-19     financiamiento     microplasmina JG     proteína     Universidad Católica de Córdoba         Federico Gallo     coronavirus     Agustín Joison     coágulos     trombosis     Noticias UCC  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn