Noticias UCC

Libres de sodio

Publicado el 11/03/2019 en Noticias UCC

Consumimos un promedio de 9 a 12 gr. de sal al día, es decir dos veces la ingesta recomendada; y el consumo de sodio por encima de los 2 gr. por día en adultos (equivalente a 5 gr. de sal) favorece el desarrollo de distintas enfermedades. Por eso, para mejorar los estilos de vida y promover el bienestar es necesario incluir buenos hábitos alimentarios. La reducción del consumo de sodio está entre los principales objetivos de una alimentación saludable. Sobre esto nos explica la nutricionista Elizabeth Susana De Grandis, de nuestra Clínica Universitaria Reina Fabiola.

¿Por qué es necesario reducir la ingesta de sodio?

De acuerdo a publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo de sodio por encima de lo permitido contribuye a la aparición de hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatías coronarias y accidente cerebrovascular.

Hay una iniciativa de esta organización de reducir, desde 2016 a 2025, un 30 % el consumo de sal en la población de países miembros, entre los que está Argentina.

El principal beneficio de la reducción de la ingesta de sodio es la disminución de la presión arterial, una reducción en las enfermedades mencionadas y la mortalidad.

¿Cuáles son las fuentes de sodio en nuestra alimentación diaria?

La sal es la principal fuente de sodio en nuestra cultura. La apetencia por el gusto salado es aprendida desde las primeras comidas.

Los alimentos naturales ya contienen sal, pero la agregamos durante la cocción y a veces sumamos con el salero en la mesa. De todas maneras, aproximadamente el 70 y 90 % del sodio que ingerimos proviene de los alimentos procesados que se compran en los supermercados, almacenes y restaurantes.

Lamentablemente, los cambios que se han producido en la vida cotidiana hacen muy accesibles y de rápida preparación los productos industrializados y dificultan el hábito de consumo de vegetales.

¿Cómo podemos reducir el consumo de sal?

En el inicio del aprendizaje de alimentación no se debe agregar sal a las primeras comidas del bebé. En el hogar, es recomendable cocinar los alimentos sin agregar sal y, sobre todo, no disponer del salero en la mesa.

Lo más efectivo  para bajar el consumo de sodio es comer menos alimentos industrializados y consumir más comidas caseras. Deberíamos evitar las conservas, los embutidos, las comidas rápidas, los snacks y envasados en latas, las bolsas y cajas.

Otra costumbre a incorporar es la lectura de la composición de los alimentos en las etiquetas que puede favorecer la elección de envasados con bajo contenido de sodio.

Otra forma de disminuir la ingesta de sodio en la alimentación es el consumo diario de frutas y hortalizas frescas. Argentina participa en el movimiento internacional 5 al día, una estrategia de alimentación saludable, en la que participan 40 países de cinco continentes: propone que en todas las edades de la vida se consuman 5 porciones de vegetales diarios.

  Clínica Universitaria Reina Fabiola     OMS     sodio     Elizabeth Susana De Grandis     Organización Mundial de la Salud     sal     nutrición     5 al día     alimentación saludable  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn