Noticias UCC

Reforma tributaria

Publicado el 01/12/2017 en Actualidad

Desde el gobierno aseguran que la reforma promoverá la inversión, la competitividad y el empleo de calidad, y que se avanzará hacia un sistema tributario más equitativo, eficiente y moderno. Aquí, la opinión de nuestro especialista*.

–¿En qué consiste la reforma que plantea el gobierno? ¿Cómo se aplicaría?

–La reforma consiste en una revisión de la carga tributaria que soportan los contribuyentes en varios impuestos y contribuciones de la seguridad social, con una gradualidad en la aplicación de las normas modificatorias, que ya constituye un sello de esta administración.

–¿Qué cargas fiscales están en revisión en el proyecto presentado al Congreso? 

– Hay varios tributos sujetos a modificación:

Respecto al impuesto a las ganancias, se propone la modificación de la tasa de impuesto corporativo (sociedades), que pasaría del 35% en 2018, al 30% en 2019 y 2020, para llegar al 25% en 2021, a fin de promover la reinversión (no distribución) de las utilidades.

En caso de distribuirlas, las sociedades deberán retener a los accionistas el impuesto a las ganancias sobre los dividendos, cuyo porcentaje completa el 35% de carga impositiva total entre sociedad y accionista.

Además, se intenta gravar la denominada renta financiera.

 a) En relación a depósitos a plazo fijo, renta de títulos públicos, intereses de obligaciones negociables, a una tasa del 5% para operaciones en pesos y a una tasa del 15% para operaciones en dólares o en pesos ajustables (con un mínimo no imponible del orden de los 60 mil pesos anuales).

b) Respecto a resultados por ventas de acciones (excepto las que cotizan en bolsa en el país, que continúan exentas), títulos públicos, obligaciones negociables, derechos sobre fideicomisos etc., con un 15%.

Una novedad es que los resultados por ventas de inmuebles y derechos sobre inmuebles quedan gravados al 15% para los bienes adquiridos a partir de la vigencia de la ley, quedando el impuesto a la transferencia de inmuebles (1,5% del precio de venta) sólo aplicable para los bienes adquiridos con anterioridad.

Una deuda pendiente que se propone en este proyecto es duplicar la deducción especial para autónomos.

Además, se permitirá actualizar el costo de ciertos bienes e inversiones que se adquieran a partir del año 2018, lo que menguará el impuesto a las ganancias cuando sean vendidos.

También, se habilita el procedimiento de ajuste por inflación en los balances fiscales, cuando el índice acumulado en tres ejercicios supere el 100%.

En lo referente al Monotributo, se excluye a las sociedades de hecho, a las irregulares y a las sociedades simples. También se eliminaría la obligación de contar con empleados a monotributistas comerciantes en las categorías más altas y además, se prevé la recategorización semestral (que actualmente es cuatrimestral).

Respecto al IVA, se posibilita su recupero por inversiones en bienes de uso en caso de que no pueda absorberse con ventas en el mercado interno. Por otra parte, se grava con IVA los servicios digitales (audiovisuales, música, datos etc.) contratados en el exterior, utilizados en el país.

Por su parte, se impulsa una unificación gradual de las contribuciones patronales de grandes y pequeñas empresas, en un punto medio respecto a los aportes de seguridad social.

Además, se elimina gradualmente el cómputo de parte de las contribuciones en el IVA. Por otra parte, para favorecer la registración a un costo menor de la mano de obra menos capacitada, se permitiría el cómputo gradual de un piso no imponible de remuneraciones de personal en relación de dependencia. Esto último, implica que en cuatro años estarían exentos de imposición los primeros 12 mil pesos del sueldo de cada empleado.

–¿Quiénes se verían beneficiados y/o perjudicados con estas medidas?

–En una reforma integral como esta, siempre habrá quien tenga más o menos beneficios. Sin embargo, aparece como un intento de dotar al sistema tributario de mayor progresividad.

En mi opinión (obviamente habrá que analizar la situación particular) se verán beneficiadas las empresas que reinviertan utilidades y que contraten personal a menor costo de cargas sociales. También, los empleados cuya relación laboral se registre debidamente por el menor costo laboral; los compradores de automóviles de segmentos intermedios y la sociedad en general por un sistema tributario más progresivo.

Por su parte, creo que se verán perjudicados quienes obtengan regularmente rentas financieras (porque pagarán impuesto a las ganancias y antes no lo hacían); las empresas tabacaleras y de bebidas alcohólicas, porque verán incrementado el impuesto interno y esto probablemente afecte a la magnitud de sus ventas.

–¿Cómo afecta al sector productivo?

–Desde mi punto de vista, será clave la disminución de la tasa corporativa en el impuesto a las ganancias, toda vez que fomentará la inversión, al igual que la devolución del IVA crédito en las inversiones en activo fijo.

–¿y a los consumidores?

–Si bien la reforma no afecta directamente los ingresos de los empleados en relación de dependencia, entendemos que en general afectará reactivando el consumo. Por otro lado, al gravar la renta financiera se desalienta en cierto modo el ahorro, lo cual podría ser destinado por los particulares al consumo de bienes durables (automóviles, inmuebles, etc.).

*Contador Público y profesor de la UCC. Especialista en Tributación UNC.

  cargas sociales     tributación     ucc     impuestos     reforma     sociedades     empresas     ricardo viano     monotributo     impuesto a las ganancias     iva     congreso     empleados     renta financiera  
Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS