Noticias UCC

Desplazados de América Latina

Publicado el 16/06/2015 en Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales

Las lógicas de apropiación de los recursos naturales, han generado una crisis ambiental sin precedentes en la que no se considera al medio ambiente como un sistema vital para la supervivencia humana, sino como una mercancía que puede ser apropiada y explotada. Consecuencia directa, son los desplazados forzados por cuestiones ambientales que son, en la actualidad, un fenómeno migratorio que genera grandes preocupaciones a nivel mundial, y que se hace cada vez más visible en nuestra región.

Sobre este fenómeno, investigaron Florencia Chiffel Valdez y Clara Dalmasso, de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. El trabajo se realizó en 2013 bajo el título: "Medio Ambiente y Desarrollo: Los desplazados en América Latina".

“Los desplazados ambientales son aquellas personas o grupos enteros que a causa de cambios medioambientales que afectan de forma negativa sus vidas o sus condiciones de vida, se ven obligadas a dejar sus hogares habituales y pueblos” –apunta Clara Dalmasso. Para la investigadora el modelo capitalista extractivo de los recursos naturales, asociado a la explotación intensiva de los mismos, se ve reflejado en cambios del uso del suelo; aumento de la deforestación; avance incontrolable de la frontera agropecuaria; construcción de mega proyectos de desarrollo; minería a cielo abierto; implantación del monocultivo de soja, etc. que afectan los ecosistemas y condiciones de vida de los pueblos.

Para Dalmasso, el fenómeno perjundica claramente a aquellos sectores poblacionales más vulnerables, que son a la vez aquellos a los que los gobiernos consideran “descartables”, donde existen poblaciones pobres, campesinas, pueblos originarios, y en donde generalmente se dan estos grandes proyectos de desarrollo, o en donde se arrojan los residuos tóxicos, o a los que se desplaza por el monocultivo de soja.

A la vez –apunta Chiffel– “tras los migrantes conocidos habitualmente como laborales que se mueven voluntariamente en búsquedas de mejores condiciones de vida, se esconden causas que reflejan daños ambientales graves, como por ejemplo cambios en los usos del suelo que generan imposibilidad a los campesinos de seguir cultivando sus alimentos, y que se ven obligados a moverse a la ciudad para buscar un empleo.

Estamos ante un problema y fenómeno a nivel mundial que afecta sin distinción de continentes o regiones– agrega Chiffel. Esto se debe principalmente a que los problemas relacionados con la naturaleza  no conocen de fronteras, ni límites geográficos”.

Según datos de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCAH) se calcula que alrededor de un millón y medio de personas sufrieron eventos climáticos extremos en los primeros tres meses de 2014. Principalmente inundaciones aunque la sequía también es un factor desesperante, y la escasez de agua puede generar que vastas regiones deban cambiar sus formas de alimentación y producción de alimentos.

Considerado como uno de los mayores desafíos del siglo XXI, investigadores y ambientalistas  afirman que este tipo de desplazados superan en número a aquellos que escapan de la guerra.

Otros científicos también afirman que para el 2050 el cambio climático será la causa del desplazamiento de una persona cada 45 en el mundo.

Para las investigadoras, la discusión principalmente se está dando en el mundo académico y en el ámbito de las organizaciones internacionales. Sin embargo, en el plano local hay muy poco desarrollado e incorporado y la sociedad en su conjunto no dimensiona la gravedad e implicancias de esta problemática y los efectos cotidianos en los que estamos inmersos. El ritmo de apropiación del hombre por sobre la naturaleza ha llegado a niveles insostenibles, haciendo que debamos repensar las formas de relacionamiento con el ambiente si queremos que las generaciones futuras puedan sobrevivir.

Sobre América latina, piensan que es una de las regiones más afectadas y vulnerables a los efectos de cambio climático a pesar de ser una de las “menos responsables” de la emisión de gases de efecto invernadero. “No sólo sufre los abusos del capitalismo y las vulnerabilidades propias de una inserción desigual en el modelo económico mundial, –apunta Chiffel– sino que además sufre las consecuencias ambientales de la explotación para el desarrollo de los países más ricos. Con poblaciones con poca capacidad de adaptación a los cambios ambientales, por lo que es probable que la problemática del desplazamiento forzoso continúe siendo una realidad cada vez mayor en la región”.

Según predicciones difundidas en su investigación, los países que más sufrirán las consecuencias tanto de la gran crisis ecológica global como de los desplazados ambientales son los continentes del Sur, quienes a su vez cuentan con menos recursos para hacer frete a ello.

Chiffel y Dalmasso concluyen en que es imperiosamente necesario reformular las formas de pensar y actuar del hombre, ya que las respuestas a las crisis han sido siempre superficiales y se ha seguido apostando por la profundización de modelos de producción no sustentables. “Hoy es un momento pertinente para cambiar el rumbo de este capitalismo anti-naturaleza, –afirman– para repensar y reformular su concepción como bien mercantilizado, para cambiar el actual paradigma de desarrollo y sobre todo para promover reformas sustantivas y radicales que superen y trasciendan el actual modelo”.

  universidad católica de córdoba     américa latina     desarrollo     ucc     desplazados     crisis ambientales     migraciones     facultad de ciencia política y relaciones internacionales     noticias ucc  
Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS