Noticias UCC

Coaching

Publicado el 02/10/2017 en Administración y Economía

La historia del coaching comenzó en la antigua Grecia y uno de sus precursores fue Sócrates. El filósofo utilizaba, con sus discípulos, un método que promovía el empleo del diálogo para llegar al conocimiento. Se sentaba a conversar con ellos y al final, mediante preguntas, lograba sacar a relucir los conocimientos que tenían dentro; la verdad que hasta ese momento había permanecido oculta. 

Ese mismo método es el que los coachs usan para ayudar a las personas a descubrir las respuestas que están en su interior. Cada persona conoce mejor que nadie sus asuntos y un coach sirve de medio para exteriorizar las respuestas. 

Un coach no es terapeuta, no es un mentor, ni es un consultor. A diferencia de un terapeuta, un coach trabaja en el presente, con clientes sanos y con múltiples recursos. En el coach, cada persona es quien marca y modifica su propio rumbo de acuerdo con los descubrimientos que haga. No hay ningún tipo de imposición.

La consultoría tiende a dar consejos, mientras que los coachs ayudan a encontrar soluciones propias. La primera da respuesta a un problema específico mientras que los segundos hacen las preguntas que ayudan a encontrar las propias respuestas.

Un mentor es una persona, con más experiencia, que transmite sus conocimientos, sirve de guía y da su consejo. Es una relación de tipo jerárquico donde se acepta la superioridad de esa persona. La relación con el coach es diferente. El coach es un par, un socio, un facilitador, que está interesado en ayudar a las personas a conocerse  mejor a sí mismos.

Hay diferentes tipos de coaching, aplicados para diferentes entornos: personal, profesional, organizacional, ejecutivo, ontológico, familiar y deportivo.

Los objetivos a conseguir varían según cuál sea el entorno. En mi propia experiencia como coach ejecutivo dirigido a profesionales que trabajan en organizaciones, algunos objetivos pueden ser generar un estilo de liderazgo que impulse el cambio organizacional saludable, potenciar la propia creatividad y la de sus colaboradores, identificar estrategias para motivar equipos de trabajo y alcanzar mejores resultados en menor tiempo, lograr comunicaciones más efectivas,  controlar el estrés que usualmente conlleva tener un equipo de trabajo a cargo,  incrementar las ventas y posicionar un nuevo producto o servicio, entre otros.

El coaching es una de las habilidades claves que los jóvenes profesionales requieren para poder desarrollar con éxito sus carreras. Cada vez acceden más temprano a posiciones de liderazgo, y las generaciones millenium valoran a aquellos líderes de quienes pueden aprender.

Invito a que investiguen más acerca de esta herramienta para crecer personal y profesionalmente, y también para ayudar a otras personas en su desarrollo personal.

Una buena oportunidad para introducirse en esta poderosa herramienta es el curso que dictará, a partir del 12 de octubre, la Fundación Jean Sonnet, sobre Liderazgo y Coaching. 
Más info aquí.


Por Alejandro Gabriel Fernández.
Docente de nuestra Facultad de Ciencias Económicas y de Administración.

Comunidad UCC

COMUNIDAD UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn RSS